martes, 21 de abril de 2009

79. Falta de valores o hipocresía

¿Cuándo ha valido algo la vida de la mayoría en Guatemala? Clamores equivocados y más ingobernabilidad.

Sin valores

La situación está grave porque se perdieron los valores entonces hay que poner Estado de Sitio, sacar a los militares a las calles y aplicar la pena de muerte. ¿Quién es el responsable? Los otros, porque son tan incivilizados que necesitan de garrote para poder convivir. Creo que los motivos y las soluciones van un poco más allá.

No es que estemos mal porque de un día a otro se perdieron los valores. Lo que pasa es que siempre los predicamos pero nunca los practicamos. Durante décadas nos enseñaron y aceptamos que la vida de los guatemaltecos no vale nada. No han valido nada –o han valido menos- las vidas de los indígenas, los pobres, los izquierdistas, valen menos las mujeres que los hombres.

¿Y eso es de ahora? ¿O será desde tiempos de Lucas García y Ríos Montt? ¿O desde Ubico? ¿O en la relación cotidiana en la relación ciudad-campo? ¿O en la blanco-mestizo-indígena? ¿O en la de hombre-mujer? ¿O será que son años de que nos han enseñado esto? Durante las dictaduras militares, ¿la vida valía algo? Si un estudiante o sindicalista hacía un reclamo de mejoras laborales, ¿su vida valía algo? Si una mujer indígena en el campo tenía que trabajar como esclava para el finquero o para su marido, ¿valía (o vale) de algo su reclamo? ¿Vale algo la vida del niño de la calle en la Ciudad de Guatemala –esos que después se vuelven sicarios-? A ver, mirémonos al espejo. Miremos una película de nosotros mismos como sociedad durante los últimos 60 años. Y no nos sorprendamos de lo que tenemos hoy.

Miramos después a ese pandillero Smáili y le preguntamos a qué le teme, qué siente al matar. Sí, es espeluznante que una persona pueda llegar a ser así con 22 años. Pero podríamos preguntarle cómo fue su niñez, cuántas veces lo violaron, cuántas veces durmió sin techo, cuánto odio le dieron toda su vida para construir ese monstruo. Cuántas escuelas le faltaron, cuántos hospitales, cuántas mamás y papás. ¿Cuántos pandilleros más estamos creando ahora y nos van a quitar más vidas dentro de 5 años, dentro de 10 años?

Y entonces hay que poner Estado de Sitio, la pena de muerte y mano dura y matar a medio mundo, ¿no? Seguir con la cultura de que acá la vida no vale nada. Como si matando a los pandilleros de hoy fueran a lograr que no hayan más mañana sin dar alternativas a los barrios marginales de la Ciudad. Y si alguien propone alguna cosa que no sea ésta, a entrarle a la espinilla.

La medida de que no puedan viajar más de dos personas en moto para combatir a los sicarios no es la panacea, pero sí es la primera medida seria en seguridad del ministro Gándara. A mí me parece acertada.

Todos clamamos por medidas urgentes contra la violencia. 60 por ciento de los asesinatos son cometidos por sicarios en motos. Los sicarios, para poder escapar con más facilidad, operan en motocicleta. Y el único ejemplo de haberlo combatido exitosamente es Colombia. Eso fue lo que hicieron; medidas duras como un pasajero por moto.

Sí, la medida joderá a muchas personas que usan la moto para llevar a sus esposas o hijos. Mejorémosla. Pero que arruinará a los importadores de motos: Mentira. Especulación. O a las empresas de seguridad: Mentira. Si muchas hacen que sus explotados empleados se vayan en bus a trabajar con las grandes pistolas. O que la medida hace que sicarios se rían y manden e-mails a colegas columnistas (que se los creen)… sin comentarios.

Creo que nos hace falta reflexionar sobre nosotros mismos, ser menos hipócritas y practicar más los valores que predicamos para salir de este agujero. Al país le vendría bien.
martinpellecer@gmail.com

3 comentarios:

Figueroa dijo...

Hipocresía, envidia, odio, rencor, discriminación, amargura es lo que tenemos en nuestros corazones y por eso no salimos adelante como país. Es de mucha importancia como ciudadanos ayudarnos unos con otros (lo sabemos pero no lo hacemos), podemos formar un mejor país si empezamos ahora mismo. Se supone que somos todos hermanos, no?

Miles de niños desamparados que justamente van creciendo en un entorno poco agradable, pobremente, sin poder estudiar y al rato lo que es mas fácil para ellos es "robar" para poder sobrevivir. Madres solteras abandonadas, ancianitos desamparados, malos hijos, etc.

Nos equivocamos muchas veces echándole la culpa al señor Colom (y no le voy a su partido y mucho menos a Él, aclaro) pero muchas soluciones están en nuestras propias manos.

No sigamos mas con las manos vacías, tenemos mucho que dar, mucho que entregar, se trata de nuestro país, de donde somos (no importando si vivimos en el extranjero), pero Guatemala es linda, es bella, lamentablemente el narcotráfico (entre otros) nos está acorralando pero más de algo podemos hacer, esto no es un cuento de hadas, no es una historia, es nuestra realidad.

Pd. Martín, que excelente tema el de hoy, me gustó mucho, duro y directo como todo un periodista profesional. Un abrazo y éxitos en el extranjero!!

Rosa Figueroa
rosamariafiguerr@gmail.com

Lucha dijo...

Mano.. que buena columna te echaste.. de verdad.. genial, al grano, directa... me gusta, no muy estoy de acuerdo sóo con el pedazo de las motos, pues la verdad que estan bateando pues mientras la ciudadanía no denuncie, no declare, no sea testigo, los sicarios podran matar a 50 o 100 que no se van a ir al bote... y qu les cuesta conseguir un chaleco a ellos tambien
por favor.. pero todo lo demas.. genial

Lucha dijo...

Mano.. que buena columna te echaste.. de verdad.. genial, al grano, directa... me gusta, no muy estoy de acuerdo sóo con el pedazo de las motos, pues la verdad que estan bateando pues mientras la ciudadanía no denuncie, no declare, no sea testigo, los sicarios podran matar a 50 o 100 que no se van a ir al bote... y qu les cuesta conseguir un chaleco a ellos tambien
por favor.. pero todo lo demas.. genial